Monday, January 04, 2016

Y todos querían vivir en una calle llamada Libertad


Aunque sea triste decirlo, vivimos todavía en una sociedad donde radica la supremacía del hombre blanco. Una sociedad que, incluso entre iguales, prima el sexo masculino sobre el femenino, ya que en muchas ocasiones te consideran de menos por ser mujer. Y si te sales de los cánones estéticos impuestos, dicho menosprecio se multiplica de forma considerable. Aunque afortunadamente es algo que poco a poco se va remediando, la igualdad de derechos entre todos los seres humanos es, todavía, un sueño por realizar. No olvidamos que todos venimos del mismo sitio (probablemente África) y que, en algún momento de nuestra historia, todos hemos sido emigrantes o refugiados. Los políticos y poderosos del mundo hablan de diferentes mundos (primer mundo, tercer mundo...) y clases (clase obrera, clase media, clase alta...) creando una barrera ficticia que no hace más que separarnos a los unos de los otros, mientras incumplen la mayoría de promesas elaboradas en su speech de campaña electoral. Sus palabras flotan en la hipocresía.

Olvidamos que el futuro está en aprender del pasado y de nuestra historia, ya que el conocimiento y la cultura nos hacen más fuertes y nos ayudan a no repetir errores. Gracias al conocimiento, a la cultura, podemos aprender a discriminar mentiras, evitando que nos creamos todo aquello que se dice por la televisión o internet.

Al final, en este mundo en el que vivimos, todos quieren tener la razón y estar en el bando ganador. Nadie quiere reconocer sus errores, y es por ello que muchas veces si pisotean lo derechos de unos y otros, remarcando la importancia del color de tu piel, tu nacionalidad o sexo; la importancia de dónde has nacido, de quién eres hijo.  Nadie quiere ser tildado de machista, de violento, de racista, de facha, de ladrón; pero al final del día siempre hay alguien que ha hecho o escrito un comentario sexista sobre mujeres, ha hablado mal de personas de otras etnias o ha alabado el gobierno de una época en la que ni siquiera estaba vivo.

Al final todos quieren vivir en una calle llamada "Libertad" a costa de quitarle la placa a la calle del vecino.

Ojalá algún día no necesitemos placas para sencillamente vivir. 


Happy first monday of this 2016! Today, an opinion post about the world in wich we live and a reflexion about it. As always, click on the translation button at the sidebar. 
Thanks for sharing!

No comments :

Post a Comment

Thanks for reading my blog and for your lovely comments, I will comment you back as soon as I can!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...