Wednesday, November 12, 2014

Avergonzarte de ser normal y otras mentiras que nos quieren vender en el circo


Hace unos días escribía una reflexión que no había publicado hasta hoy, ya que volvió a mi cabeza ayer, 11 de Noviembre, tras leer la noticia que invadió las redes sociales y que podéis leer aquí o aquí, entre otros muchos sitios.

A continuación, os dejo mi reflexión. 

Hay una tendencia que lleva algún tiempo tomando fuerza dentro y fuera de las redes sociales y que, la verdad, me molesta cada vez más: estoy cansada de que sólo se hable de modelos/bloggers/introduzcasufashionprofesiónaquí delgadas y "curvy". Como si en el mundo no existieran más tipos de mujeres. Como si en el mundillo 2.0 y en el analógico no hubiera otro tipo de cuerpos. O eres una blogger "delgada" (es decir, de 34/36), o entras en el saco ya de las "tallas grandes". Y no, no exagero: si tienes una 40, para un lado de la industria eres una talla grande y para el otro eres una "canija" que pretende ir a comprar a tiendas de "tallas grandes".

Me he encontrado con blogs y tumblrs donde se habla del "fat-shame" (o el intentar avergonzar a las personas con sobrepeso), pero también los casos contrarios, de "thin-shame". Como si hubiera que avergonzarse de ser gordita o delgada, de tener un molletito o de marcar algún huesillo porque así es tu constitución o porque mira, te has dejado un poquillo. 

Y peor aún, en ambos casos, como si tuvieras que avergonzarte de ser NORMAL

Parece que es un tema que escuece, y mucho, cuando hablas de normalidad y de ser SALUDABLE. Ojo, que una persona puede estar por encima de su peso cinco, siete o incluso diez kilos, y estar SANO. Estar por debajo de tu peso "ideal" esa misma cantidad de kilos es un poco más peliagudo y puede deberse a muchas cosas (¿un trastorno de alimentación? Sí, puede ser, pero también un metabolismo tocapelotas), pero también he conocido a gente muy canijita, que comen, hacen deporte, se alimentan bien, están sanos y oye, les cuesta la vida coger peso. Es decir, hay de todo en la viña del señor. Y sobre todo, lo importante es éso, estar sano. Tener poco colesterol, una cantidad de azúcar en tu sangre que te haga bien; vitaminas, minerales... SANO, SEÑORES, SANO. 

Lo comentaba con una amiga que, literalmente, me decía "a mí el tema del peso me interesa sobre todo desde un punto de vista médico. Y no me parece bien que en Tumblr u otras redes sociales se enfatice ahora el que hagas lo que te dé la gana con tu peso. Una persona con un sobrepeso de cinco o diez kilos no va a desarrollar los mismo problemas en el futuro que una persona con 35kg de más. O de menos. Ahí es donde está la cuestión". 


Y ahí, en las redes sociales, es donde entramos en los grandes hostigadores de nuestros complejos: blogs, tumblrs, instagrams, pinterest... Antes sólo se alababan los cuerpos delgados y estilizados. Ahora, con el surgimiento de las BBB (Big Beautiful Bloggers), se da visibilidad a chicas que tallan muy por encima de una talla 42. Y oye, me parece de putis el que, POR FIN, se haya abierto el debate y tengan visibilidad las chicas curvy (y puntualizo que, para mí, una curvy es alguien con una talla más grande de la 46, por lo menos); pero parece que al final siempre se está dejando a alguien de lado (y ostia, qué casualidad, siempre estoy en ese puto lado olvidado).

Me parece fatal que en las redes sociales, por un lado, se pretenda avergonzar a las chicas curvy, a las gorditas de toda la vida, vaya; y que se haya hecho durante tanto tiempo. Y ahora, en forma de respuesta, también se intenta avergonzar a las canijas... y mientras, hay una lucha para seguir acaparando a  ambos bandos, cada uno al rincón del round.

Pero oh, sorpresa... ¿sabéis quién se queda en medio? Sí, nosotras. Las chicas que vestimos entre las tallas 38 y la 44. Aquellas que, dependiendo de dónde vayas, una prenda te hace marcar el camel toe aunque se suponga que sea de tu talla, y en otra te queda como un jodido saco de papas. Y estoy CANSADA de ello. De ser una de las grandes olvidadas del mundillo de la moda, por mi talla y por mi estilo (es decir, por no copiar con descaro el lookbook de Zara o Mango). Estoy cansada de que se nos trate con desprecio por no entrar en una 36 o por no llevar una 46 ("Es que claro, aquí no entras con tu talla" o "Pero es que tú eres muy canija para ponerte esto", son comentarios que me he tenido que tragar en diferentes sitios y con referencia a ambos tipos de cuerpo, true story).

El tema de las bloggers tampoco ayuda mucho. Si estás delgada, todo es guay. Si ahora estás gordi, también es guay porque se están empezando a centrar en ti. Pero si no perteneces a estos dos grupos, apaga y vámonos para, no sé, Wembley; porque pocas marcas o agencias van a hacerte caso, aunque te pongas un cactus en la cabeza.

Y me parece todo una hipocresía muy grande, la verdad. Es decir, si abrimos el abanico, ya podríamos abrirlo al completo, y no solo un poquito, ¿no? Es que si no, no me llega bien el aire al abanicarme, gracias.

Me pregunto si habrá algún día en el que dejemos de sentirnos culpables por la talla que tenemos, y empecemos a preocuparnos de verdad (y no porque esté de moda) en estar sanos, no en tener una determinada talla o etiqueta.

Lo bueno, lo importante, es sentirte bien contigo mismo; y no dejar que los demás, con sus etiquetas de los cojones, vengan a amargarte el día, la autoestima o la celulitis del culo. A ves si hacemos más caso a El Cordobés y dejamos de hacerle tanto caso al circo. Que para circo, ya me monto yo el mío.

#UnBesi


Today I talk about fat shame, thin shame and where the hell are the girls with a size 10-12 UK.

6 comments :

  1. Share~! Lo comparto, esto tiene que leerlo más gente. ♥

    ReplyDelete
  2. Libe no puede ser jajaja hace días estaba pensando algo similar!!! que yo no entro ni en delgadas ni en talla grande aunque para muchos soy rellenita, o medio gorda. En fin a veces soy 40 y otras 42, depende, pero entonce que soy.... mmm normal, una persona jaja, es que en serio chava, hay tanta guerra en el mundo del peso.. yo me cansé y decidí dejar dietas, y sobre todo cuidar mi salud y soy feliz comiendo XD. lo malo son mis alergias.. y se que debería hacer mas ejercicio. Que buen tema, lo voy a compartir luego.

    ReplyDelete
  3. Pensar que la mayor parte de la población está en esas tallas olvidadas... Entre la 38 y la 44. Es más, las primeras tallas en agotarse en mi ciudad, son la 40 y 42. Curiosidades aparte. Es muy muy muy triste que por tener una talla u otra se te juzgue. Siempre pongo el caso de las jugadoras de baloncesto. Son atleticas (que no delgadas, es distinto) y por su altura necesitan tallas más grandes de la 38. Y aún así, se les quedan cortos los pantalones!
    Hay que pensar en personas, en salud y en aceptación. Y a las tipas que intenten avergonzar a los que no son como ellas, que las zurzan. Ellas son un ejemplo de lo que no se debe hacer.

    ReplyDelete
  4. Por supuesto, estoy contigo en que lo primero es sentirse bien con uno mismo. Pero ahora te hablo desde la experiencia, ok? he pesado durante más de 8 años 74 kilos midiendo 1,60 y me encontraba mal, me cansaba, me dolían los pies, las piernas, todaaa mi familia tiende a ser obesa e hipertensa. Yo, que tenía una tensión de 9-4 ya se me estaba subiendo de manera alarmante a 12-6.
    Yo no era obesa, según mis médicos tenía un sobrepeso de unos 13 kilos para mi estatura y complexión. Al estar gordita, el cardias se abrió y me provocó una esofagitis. Y debido a este problema en la boca del esófago, los médicos me dijeron que debía adelgazar. He perdido no sin esfuerzo, pero menos del que te imaginas, esos 13 kilos, y me encuentro fenomenal, la tensión ha vuelto a bajar a niveles muy bajos, y no me canso. Dirás lo que quieras, pero estarás conmigo en que estar no delgado, en tu talla, lo cual, con perdón no es tu caso, porque facilmente te sobran unos 10 kilos como mínimo, es un síntoma de buena salud Pregunta: Ves algún viejito gordo por la calle? Están todos criando malvas. Así que dejate de tontadas y cuidate, que los gorditos nos llenamos de excusas y reivindicaciones, pero lo cierto es que sabemos perfectamente, que no estamos bien y ahora que eres joven deberías ponerte manos a la obra, en cuanto pases de los treinta y todos, perder un kilo te supondrá más de 6 meses de dieta y con la menopausia será misión imposible.
    Un saludo y felicitaciones por tu exquisito blog,
    Gema Pinazo

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Hola Gema! Lamento mucho tu mala experiencia, y me remito a lo que siempre digo: una cosa es el peso de cada uno, y otra el estar sano. Cada persona tiene un tipo de cuerpo, y 5kg de más en uno pueden ser más devastadores que en otro, siempre. Lo importante no es el peso, sino estar SANOS, que no se dice lo suficiente; y estar delgado muchas veces no es sinónimo de sano.
      Ahora, un par de cositas:

      1. No sé si en tu ciudad no será así, pero yo en la mía y en mi pueblo sí veo a viejitos gorditos y en excelente estado. No hablo de obesidad mórbida, por supuesto, pero sí de gente con sobrepeso.

      2. Yo no me lleno ni de excusas ni de reivindicaciones, ni pretendo llenar de ello a nadie. Sencillamente, puntualizo que el mercado se centra en un tipo de cuerpos como si fueran los únicos que existen, y no es así. El rango de tallas del que hablo es el primero en agotarse en numerosas marcas... y el que menos vemos en anuncios, series, películas... se está olvidando a un porcentaje demasiado elevado de la población.

      3. No, no me sobran diez kilos como mínimo, pero sí me sobran unos 5 (dicho por mi médico). El año pasado perdí mucho peso, primero por una dieta que estuve haciendo y luego por motivos personales. Perdí unos 16kg, los 6 últimos de golpe. Tuve problemas de salud bastante serios y, tras haberlos superado, he vuelto a subir un poco de peso, pero no me preocupa :) Lo cual ratifica que estar delgado no siempre es estar sano, ya que por un momento llegaron a sopesar si tenía leucemia y otro tipo de problemas al haberme quedado tan delgada de golpe.

      4. Sobre lo de perder peso cuanto mayor nos hacemos, ay, qué complicado es, sobre todo porque las mujeres, por genética y evolución, tendemos a acumular grasa en la pancita :( pero supongo que lo importante es llevar unos hábitos de vida saludable. No podemos pretender seguir llevando una 38 con 58-60 años.... creo que para esa edad estaremos muy hasta el coño de otras cosas XD

      Un besete y gracias por tu comentario.

      Delete
  5. A ese anonimo tan majo, aquí va otro anónimo majo:
    lo primero, conozco personas mayores y con sobrepeso, y que se lo ha desarrollado por ejemplo una enfermedad ajena a ellos y que ahí siguen aún así luchando a sus ochenta años. Conozco gente de setenta a la que las caderas "con chicha" les ha salvado de romperselas
    Conozco gente de 90 años con un peso algo por encima del suyo y más ágiles que otras de cincuenta, o de treinta.
    Conozco gente delgada con un montón de problemas de espalda, con anemia, etc.
    Yo misma tengo 20 kilos de sobra (que nadie me los hecha al estar bien proporcionada) y no tengo ningún problema de salud salvo unas rodillas con esguinces mal curados que se desarrollaron cuando estaba en mi peso correcto, allá por quinto de primaria. Y no tengo colesterol, ni azúcar ni lo voy a tener por usar una 42 en vez de una 38.
    En definitiva conozco miles de casos de personas gordas sin problemas y personas gordas con problemas, pero también de personas delgadas con problemas, y aunque te parezca mentira no son menos que las personas con sobrepeso. Conclusión: lo creas o no, estar sano no es estar delgado.
    P.D: me quedarán muchas cosas que decir ,si, pero tampoco quiero perder más el tiempo porque probablemente no me escuches, al haber sido tu caso diferente, así que saludos, vive pero sobretodo deja vivir.

    ReplyDelete

Thanks for reading my blog and for your lovely comments, I will comment you back as soon as I can!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...