Wednesday, September 30, 2015

Micromachismos / EverydaySexism



¡Hola a todos!

Hoy quiero compartir con vosotros una situación que me ocurrió ayer por la mañana. Desgraciadamente no ha sido la primera y no creo que sea la última, pero ahí va:

Ayer, las 8'30 de la mañana, me subí en el autobús 59 que va desde Poblenou a Mª Cristina. En la parada de Ramblas, un señor me preguntó cuánto tardaba en pasar, y amablemente le respondí que pasaba entre semanas cada 10 minutos, para luego seguir escuchando música a través de mis auriculares. En la foto que tenéis al principio del post podéis ver cómo iba vestida (la foto es del día anterior antes de salir de casa, pero la ropa era la misma, más un kimono semitransparente a modo de chaqueta. 

Cuando el bus llegó prácticamente vacío, ambos nos montamos y yo me senté en un asiento en la parte media del autobús, sola. A pesar de haber muchísimos asientos libres, el señor se sentó a mi lado sin decir nada; yo ya me olía lo que iba a pasar, pero al haberme sentado en la parte de la ventana me dije "vamos a dar el beneplácito de la duda". 

Obviamente no me equivocaba, porque a la siguiente parada, el señor ya me puso una mano en la pierna sin ningún motivo, bien colocada sobre mi muslo. "Disculpe", le dije, "¿Puede quitar su mano de mi pierna?". El señor se echó a reír y se hizo el sueco tras apartar la mano, pero al cabo de otros cinco minutos, volvió a la carga. En esa ocasión, por supuesto, no me contuve. "Le he pedido que no me toque, ¿acaso no me ha entendido?", dije en esta ocasión más alto y en un tono menos amigable. "No me he dado cuenta de que te estaba tocando la pierna, no te pongas así", me contestó él muy airado. "¿No se ha dado cuenta? ¿En dos ocasiones?", repliqué yo, "Me parece que entonces tiene usted un despiste muy grande. Déjeme salir, prefiero ir de pie", dije intentando levantarme. 

"Tú lo que eres es una racista, mereces una bofetada", dijo entonces, sin ton ni son. No lo había dicho antes, pero el señor era de apariencia marroquí. Mi cara de estupor fue espectacular, pero más espectaculares fueron mis gritos hasta que no se levantó y me dejó salir de donde estaba. "¿Racista? ¿Una bofetada? A mí me da igual de dónde sea usted, lo que me importa es que está tocándome descaradamente sin mi consentimiento, Merece que lo denuncie por esto", dije mientras me levantaba. 

Al cabo de un par de paradas más, él se levantó de su asiento y bajó del autobús sin decir nada, bajo la atenta mirada de todas las personas que allí estaban. Cuando se hubo marchado, una señora por fin mostró algo de apoyo, aunque tal vez no el apropiado; "Es que estos marroquíes son todos unos sinvergüenzas", me dijo casi en plan confidencial. "No se equivoque señora, ésto me ha pasado también con muchos españoles", fue mi contestación. Y ya está. Nadie más dijo nada, desde señoras de mediana edad a gente más joven que estaba en el autobús. 

No es la primera vez que a mí o a muchas otras chicas nos sucede una situación así. Más aún, no es la primera vez que me acusan de ser "racista" por pedir que no me toquen sin mi consentimiento. Me parece una falta de respeto hacia mi persona (y hacia cualquier persona de cualquier género, pero en especial hacia las mujeres, ya que somos quienes más lo sufrimos) que intenten propasarse conmigo sólo por ser mujer. Y por propasarse ya no me refiero sólo a que intenten tocarte, sino que te acosen, te "piropeen", insulten o "den su opinión" sin tú haberla pedido, que te insulten por no sonreír ante un supuesto "comentario" hacia tu persona por el cual ni siquiera has preguntado. Me parece una falta de respeto que, por el mero hecho de quejarte de este tipo de situaciones (desgraciadamente) cotidianas nos tilden ya de histéricas, exageradas y "feminazis". En serio, basta ya. 

Soy una persona que, cuando veo este tipo de situaciones, me considero incapaz de callarme. Sí, algún día me meteré en un buen lío por ello; pero no voy a dejar de quejarme a pesar de ello. Si puedo ayudar a alguien en una situación así, voy a alzar mi voz. Y os animo a que vosotros también lo hagáis. No acabaremos con este tipo de situaciones hasta que perdamos la vergüenza a decirlo en voz alta, ya sea porque la estamos sufriendo o porque estamos siendo testigos de cómo sucede. El micromachismo (que en sí aquí no es el tema del señor propasándose, eso tiene poco de micro; es la "normalidad" con la que la gente alrededor actuó) es algo cotidiano que tiene que acabar. Está en nuestras manos.

Translation: Something that happened to me yesterday at the bus. We must stop this situations. Please, click on the Translation button for reading in english. 

Wednesday, September 23, 2015

Walking through the dutch countryside


After Igne and Tommy's wedding, me & Thijs spend a few days in 't Veld, a small town in the province of Noord-Holland where his family lives. A beautiful and peaceful place where wander and get lost.

We were able to visit the Museum of Perfume Bottles in Winkel, which has a large collection of bottles from the early 1900s ... A treat for our eyes and noses!

Tras la boda de Igne y Tommy, pasamos unos días en 't Veld, una pequeña ciudad en la provincia de Holanda del Norte. Un lugar precioso y muy tranquilo por el cual pasear y perderte.

Pudimos visitar el Museo de Botellas de Perfumes en Winkel, el cual cuenta con una gran colección de botellas desde principios de 1900... ¡Una delicia para nuestros ojos y narices!







Something very characteristic of the Netherlands is, on the one hand, the lack of mountains in the landscape and on the other, its windmills, most of them perfectly preserved. During the trip I have discovered several types of windmills: from reconverted into bars to adapted to be a house, like the pictures ... Would not you like to live in a mill like that?

Algo muy característico de Holanda es, por un lado, la carencia de montañas en su paisaje y, por otro, sus molinos de viento, en su mayoría perfectamente conservados. Durante el viaje he podido descubrir de varios tipos: desde reconvertidos en bares a adaptados para ser una casa, como el de las fotos... ¿No os gustaría vivir en un molino así? 





Sunday, September 20, 2015

The Virgin Suicides


This summer I have been reading a lot, and one of the books I've recently finished (I have the habit of reading two or three at a time) is "The Virgin Suicides" by Jeffrey Eugenides. Sure most know the movie of the same name, directed by Sofia Coppola.

Este verano he estado leyendo bastante, y uno de los libros que recientemente he terminado (tengo la manía de leer dos o tres a la vez) es "Las Vírgenes Suicidas", de Jeffrey Eugenides. Seguro que la mayoría conocéis la película del mismo nombre, dirigida por Sofia Coppola. 




While the film's a quite faithful adaptation of the book, this shows us between its pages more secrets of the Lisbon sisters, who, after the suicide of little Cecily, began to live in a spiral of decadence compounded by the strict conduct of itheir parents towards them.

Si bien la película es una adaptación bastante fidedigna del libro, éste nos muestra entre sus páginas más secretos de las hermanas Lisbon, quienes, tras el suicidio de la pequeña Cecilia, comienzan a vivir en una espiral de decadencia acrecentada por la estricta conducta de sus padres hacia ellas.  



The issue of suicide in adolescents is treated extensively in the book, and although you never get to enter the mind of the Lisbon girls, throughout the plot share the anguish and melancholy that they're suffering. As an external viewer we read a report where the protagonists try to reconstruct what happened in the Lisbon's family house, looking for signs that once escaped to those who lived through the tragedy. No mysteries, no guilt, only a sense of bitterness from the first pages that as we move forward the book becomes increasingly imminent.

El tema del suicidio en edades adolescentes es tratado de forma extensa en el libro, y si bien nunca llegas a entrar en la mente de las hermanas Lisbon, durante toda su trama compartes la angustia y melancolía que padecen. Como un espectador externo leemos lo que es una especie de informe donde los protagonistas intentan reconstruir aquello que sucedía en la casa de los Lisbon, buscando aquellas señales que en su día escaparon a todos los que vivieron la tragedia. No hay misterios, no hay un culpable, sólo una sensación de amargor desde las primeras páginas que, a medida que avanzamos en la historia se va haciendo cada vez más inminente.  



What was going through the head of the Lisbon sisters? It's something you never know, just as we cannot know what goes through the head of who decides to end his life so abruptly.

¿Qué pasó por la cabeza de las hermanas Lisbon? Es algo que jamás sabremos, igual que no podemos saber qué pasa por la cabeza de quien decide terminar con su vida de forma tan abrupta. 

Friday, September 18, 2015

About a dutch wedding


Hi there! Summer is almost gone and here I am to share with you some stories about mine.

Of all the things I could do this summer, one I thought that was impossible to happen was to attend a wedding in the Netherlands. But however unimaginable the idea seemed to me, we embarked ourselves on a journey for twelve days that became a wonderful experience.

¡Hola a todos! El verano casi se acaba y aquí vuelvo yo para compartir con vosotros algunas aventuras. 

De entre todas las cosas que podía hacer este verano, una con la cual no contaba era con asistir a una boda en Holanda. Pero, por muy inimaginable que en un principio me pareciera la idea, nos embarcamos en un viaje durante doce días que se ha convertido en una experiencia maravillosa.  







It wasn't a religious ceremony, but it took place in a beautiful Protestant church. If there is something that I like from churches that I've normally seen abroad, it is the detail of the small cemetery that always accompanies them, giving them a baleful touch but yet romantic.

No fue una ceremonia religiosa, aunque tuvo lugar en una iglesia protestante preciosa. Si hay algo que me gusta de las iglesias que normalmente he podido conocer en el extranjero, es el detalle del pequeño cementerio que siempre las acompaña, dándoles un toque algo tétrico pero a la vez romántico.  





We spent the rest of the evening in a golf club where we could enjoy drinks, cake, some free golf masterclass, food and dancing late into the night. During the party there were times when I felt a little bit lost in translation by the language barrier, but everyone was very nice to me and they struggled to speak English so I could understand them. I felt very welcome and I had a magic time!

El resto de la velada transcurrió en un club de golf donde pudimos disfrutar de bebidas, pastel, una masterclass de golf, comida y bailes hasta bien entrada la noche. Si bien había momentos en los que me sentía algo perdida por la barrera idiomática, todo el mundo fue muy agradable conmigo y se esforzaban en hablar en inglés para que pudiera entenderles. ¡Me sentí muy bien acogida y me lo pasé fenomenal!

 Dress - Emily Temple Cute
Shirt - Offbrand
Tights - Madame Chocolat (old)
Shoes - Topshop